Bailamos

B

Te dedicas a convencerme,

encuentras mi mano y haces que me levante.

Tu levedad me arrastra

y me eleva.

 .

Me miras.

Y esto es todo

y lo demás es nada.

 .

Tu presencia es tan etérea

que te voy buscando en todos los silencios

encontrados en tus labios.

Una mirada tras otra

y todas esas palabras que se quiebran.

 .

Estás

Y es lo que importa.

 .

Sólo no corras.

 .

Y te encuentro,

y te veo,

y te voy soltando

porque a veces me cuesta mantenerme agarrado.

Pero te sostienes

y no dejas que escape

ni que renuncie

ni que deje de mirarte

ni que pueda escapar de todo lo que haces

para mantenerme

aquí,

donde estoy,

donde ya no puedo huir.

Contigo.

 .

En cada trago de vino te recuerdo.

A veces te pienso

y te veo

cuando cierro los ojos.

No se trata de algo banal y estúpido,

porque, de serlo,

no escribiría sobre ello.

No armaría ni un solo verso

sobre la manera en la que te beso,

o para explicar cómo

es que nuestras manos impiden separarnos.

 .

Y bailamos,

y te siento respirar contra mi cuerpo.

Eres tan frágil que da miedo

que seas tú la que me termine rompiendo.

 .

Te doy una vuelta.

Me invitas a saltar

y contemplo la posibilidad de hacerlo

mientras nuestras almas

se besan lento.

 .

Me sonríes.

Y esto es todo

Y lo demás es nada.

 .

Es bueno que no dudes de lo que hacemos,

porque yo tampoco.

Todo se trata de esto.

De ti,

de mí,

de las miradas un poco tímidas

Y temblorosas

que poco a poco me regalas.

 .

Te escribo,

Te escribo,

Y te escribo.

Carajo.

 .

Uno va por la vida renunciando a todo

y luego se encuentra contigo.

Y a ti no te renuncio,

no puedo.

Tal vez porque todas las razones que encuentro

me hacen buscarte de nuevo.

Y te encuentro

Y bailamos

 .

Y qué bueno que es contigo.

Sobre el autor

4 comentarios

Por R

Categorías