CategoríaOtros

Instrucciones. 

I

Vamos a jugar una cosa que me gusta llamar Intriga. No es que yo le haya dado ese nombre, pero es lo primero que me viene a la mente al pensar en ti. Primero tenemos que estar los dos en el mismo lugar, a la misma hora. Las razones de este encuentro pueden ser muchas, desde tener amigos en común hasta cualquier casualidad que, a veces, denominamos destino.

En este lugar tenemos que decidir si el hecho de que nuestras miradas se encuentren suceda por pasar cerca el uno del otro. Quizá nos estábamos buscando, o quizá la vida era la que quería que nos encontráramos.

Cuando empecemos a platicar, tenemos dos opciones: aburrirnos con detalles insignificantes como a qué dedicamos nuestros días, o pasarnos la tarde en anécdotas que parecen sin valor, pero que nos llenen de eso que le da nombre al juego: Intriga. Si nos aburrimos podemos seguir con nuestras vidas, y pasar a ser solo recuerdos enterrados; si optamos por seguir jugando, las cosas pueden tornarse ligeramente interesantes.

Pasemos a la siguiente etapa: saciemos nuestra curiosidad con preguntas mecánicas, llevemos nuestra creatividad hasta el limite dando respuestas cargadas de indicios que nos guíen hacia los siguientes pasos.

Si queremos seguir jugando, podríamos poner algunas reglas: sé que no te gusta que te llamen por tu apodo, ni a mi me gusta que hagas bromas sobre mis inseguridades. Son precisamente esas cosas que vamos conociendo el uno del otro lo que poco a poco llevan este juego al punto máximo que me gusta llamar Clímax. No es que yo le haya dado ese nombre, pero desde que empezamos a jugar es lo primero que me viene a la mente cuando recuerdo algún beso tuyo. Si, ya nos besamos y si, nos saltamos algunas etapas. Eso es lo que llena de Intriga este juego: no existen pasos ni reglas ni nombres ni etapas, solo tú y yo jugando a que jugamos.

14 – 21 Pensamientos inservibles

1

14.

Últimas veces

Piensen: si ya hicimos algo por última vez es probable que no lo sepamos; por otro lado si lo sabemos es porque ya es demasiado tarde. Me parecen terribles ambas cosas: no poder conocer con certeza lo que ha muerto -pues no sabemos si se repetirá- y no haber honrado en el momento preciso aquello que ahora sabemos irrepetible. Encuentro demasiada tristeza dentro de las últimas veces.

15.

Relatividad

Pedro tiene una vida común y corriente en donde todo gira a su alrededor, no porque sea egocéntrico, sino porque únicamente puede tener su punto de vista, como todos. La percepción de la realidad dependerá de lo que él sea capaz de procesar o ignorar, y su filtro de lo que está bien y lo que está mal pasará a través de tal parcialidad, no porque sea correcto, sino porque es lo más decente que puede hacerse. Tal vez lo único. Para poder pensar uno tiene que poder basarse en algo, no importa que nada sea sólido.

16.

Discusión perdida

La cagué y me parece que tengo dos opciones: por un lado puedo buscarla sabiendo que podría empeorarlo todo; por otro lado puedo no buscarla sabiendo que podría empeorarlo todo. Decida lo que decida ella tendrá la razón y yo soy un patán, pues ¿cómo pude ser tan insensible como para arriesgarme a empeorarlo todo?

17.

¿Celos?

Mi problema es su pasado, que me consterna más a mí que a ella. Y fueron sus decisiones y carecen de actual relevancia pero su pasado me consterna más a mí que a ella. Y es su mente y su cuerpo y su vida pero su pasado me consterna más a mí que a ella. Aunque su presente ahora es conmigo me consterna más a mí pensar y no soporto que sus labios fueran usados con otro propósito, que sus ojos se cerraran y que su boca gimiera con otro tacto; que sus músculos se tensaran, que sus bellos se erizaran, que sus senos descansaran en otras manos. Que otro no notara sus labios perfectos ni su espalda perfecta ni su cuello perfecto ni la manera en que cierra los ojos y puedes ver en su interior ritmos. No soporto que los besos que me envician sean simples recuerdos pasajeros para alguien, que su calidez haya sido efímera e infravalorada, que su cuerpo fuera vanamente ocupado para sexo vulgar y monótono. No es un problema de celos, es egolatría. Mi problema no es que la tuviera otro, es la posibilidad de que a él no le importase tenerla, que no lo extasiara la mejor mujer que yo…

Pero uno no puede quejarse. Habrá otro que me guarde el mismo rencor, pues todo es terriblemente relativo.

18.

Libertad

Demasiada complejidad celular con el fin de mantenerme más o menos estable, ¿soy libre? Puedo imaginar cómo es que tomamos decisiones: de alguna manera uno recibe un estímulo, entonces ese estímulo promueve actividad en alguna célula dentro de mi cerebro, la cual mandará información a otra célula o a un grupo de estas y así sucesivamente, como una cadena de dominós que recibe un mensaje y lo manda a la siguiente ficha hasta un inminente final o algo parecido, porque la energía tiene que transformarse en algún momento para que podamos ejecutar acciones comunes. Entonces en ese final, por ejemplo, yo “decido” tocar a la mujer que camina frente a mí porque me pareció hermosa, o decido robar dinero porque tengo la oportunidad de hacerlo. ¿Cómo podemos decir que somos libres cuando nuestras acciones dependen completamente de nuestra correcta fisiología, la cual no decidimos controlar nosotros?

19.

Neuronas especializadas en detener las reacciones en cadena de las neuronas que originalmente reaccionaron al estímulo, para que no actuemos como animales todo el tiempo.

20.

Cuando se está feliz lo más responsable que puede hacerse es pensar en las últimas veces.

21.

*Ritmo*

Mira, yo no sé de qué manera

qué sueño, qué palabras son

las que a mi razón atinan.

Yo no sé cuánto escribir o si debo,

o tal vez no debo aunque brilles,

o tal vez seas fuego aunque alivies,

o tal vez valgas la pena.

Apuntes.

A

2 de octubre.

Hambre de novedad e impulsos de locura. ¿Es la soledad vital para dirigir la mirada a uno mismo? ¿Existen pasos a seguir que nos lleven a la definición de nuestra propia y utópica idea de vida? Vamos a imaginar que así es, que hay una guía de cómo vivir y qué pasos seguir. Vamos a pensar que venimos con un instructivo que nos indica qué hacer en caso de crisis. Probablemente nos recomendarían escuchar nuestras canciones y películas favoritas, rodearnos de la gente que queremos, visitar lugares con vistas maravillosas y una indispensable quema de recuerdos. ¿Y si seguimos las instrucciones al pie de la letra y aún así d u e l e? (más…)

Uno

U

Uno siente cómo los dedos de tus manos rozan su piel y piensa, ¿qué es lo que nos espera? ¿A dónde vamos con todo esto?

Y mientras tomo lentamente tu mano, todo parece mucho más claro. Puedo imaginar tantas cosas, tantos futuros, y en todos y cada uno aparecemos juntos. Siento que tu mano empieza a presionar la mía, y empiezo a creer que nunca me soltarás. Que tal vez todo siempre sea así. Y te suelto la mano, y me la vuelves a tomar.

No creo que esto se trate de lo que nos espera, ni de a dónde vamos, ni de cuál es el sentido de todo lo que hacemos (o no hacemos). Empiezo a contar los lunares de tu hombro izquierdo y me doy cuenta de que buscar darle sentido a todo es algo idiota. Que es ingenuo pensar que todo debe ir hacia algún lado, que es tonto olvidar que hay cosas que son y ya está. Y el chiste es que tú y yo somos. Seamos.

Y miro tus ojos y pienso que no hay otro lugar ni otro momento en el que quisiera existir contigo. Que todo se reduce a nosotros y esto es lo que es verdadero, lo que configura nuestra realidad. Y mi realidad eres tú, coño. Son estos ojos los que quiero ver abrirse cada mañana que me nos despertemos en la misma cama. Son estos ojos los que quiero ver iluminarse de alegría, y a los que, de vez en cuando, tal vez veré soltar alguna lágrima.

Es curiosa la manera en la que me arrastras. La manera en la que dejas que la luz que irradias resbale por la atmósfera. Y que tus labios se escurran hasta los míos, e inevitablemente nos besemos. Y cuando te beso es cuando estoy seguro de todo. Y soy invencible, y puedo hacerlo todo, menos huir de ti y de esto que poco a poco fuimos aprendiendo a llamar “amarnos”.

Y bailamos…

60 Frases/Fragmentos de Julio Cortázar

6

“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”.

[“Rayuela”, Capítulo 1]

“En cada mujer parecida a vos se agolpaba como un silencio ensordecedor, una pausa filosa y cristalina que acababa por derrumbarse tristemente, como un paraguas mojado que se cierra”.

[“Rayuela”, Capítulo 1]

«Convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas».

[«Rayuela», Capítulo 1] (más…)

Our Song

O

Siempre he pensado que la gente ve las cosas desde su propia realidad. La gente crea su realidad conforme a lo que conoce y sabe. Hoy les comparto un poco de mi realidad, espero sea de su agrado. Es un cuadro con técnica mixta en el cual he estado trabajando por un tiempo. Uno de los problemas que tengo es que nunca veo mis trabajos terminados, siempre quiero ponerles algo más, no me gusta terminarlos, pero creo que es momento de dejar el cuadro como está.

RafaGA

 

_MG_8931 _MG_8940 _MG_8939 _MG_8934  _MG_8968_MG_8932 _MG_8933 _MG_8936

Fotografía Estacional

F

Siempre he pensado que la fotografía es una forma de arte y de las más sinceras ya que demuestran la perspectiva emocional de un momento. La fotografía retrata lo que la persona ve y cómo lo ve, no hay forma de falsear momentos. El manejo de luz, perspectiva y modelo que se fotografía muestran lo que piensa la persona que está detrás del lente, cómo lo ve. Por eso es sincero. La fotografía muestra lo que al artista le interesa y cómo es que él percibe esta realidad. Hoy les comparto una colección fotográfica que he estado trabajando por un tiempo. Espero les agrade. Parte de una percepción particular.

WOLFIE

caleidoscopio

walking

colors

pictures in the night razones de ser

gas

_MG_1823

Crisis

C

Autor invitado: TresCatorce

Crisis

Brevísima reflexión sobre el presente

El presente es un tiempo de crisis en el que lo que más escasea son las emociones. Divorciados de nosotros mismos, nos hallamos perdidos en el trajín de la vida cotidiana donde ya nada es nuevo ni original sino simple novedad en un proceso de continuo reciclaje. Obramos de una forma tan mecánica e irreflexiva que pensar en la realización de nuestras propias emociones resulta casi irrisorio. Sentir, cuestionar y hacer crítica han pasado a ocupar una categoría de importancia menor, siendo la exacerbada racionalidad y la prudencia técnica los únicos bienes apreciados. De ahí que nuestras acciones se encuentren limitadas al cumplimiento del fin cotidiano, que no es sino hacer hoy lo mismo que hicimos ayer con vistas a poder repetirlo mañana. (más…)

Instrucciones Para Sonreír

I

Usted podrá notar que los seres humanos tenemos (usualmente) un cuerpo cuya parte más alta es aquella que, por mera convención, aprendimos a llamar “cabeza”. Bueno, pues ésta “cabeza” está compuesta, a su vez, por dos secciones claramente delimitadas: un cuero cabelludo y una cara. Ya otros autores han escrito grandes versos sobre el primero, así que yo le dedicaré éstas breves palabras a la segunda.

La cara es la parte que se encuentra en lo que no tendríamos miedo en llamar el frente de la cabeza. Su primera función es la de fungir como un observatorio, y para eso se sirve de un par de instrumentos llamados “ojos”, los cuales suelen ubicarse a 3 o 4 dedos debajo de la frontera con el cuero cabelludo. Hay muchas variedades de ojos, y debido a variaciones genéticas, estos pueden ser de diversos colores. Los hay negros, cafés, azules, verdes y hasta grises. Los ojos, diríamos, son herramientas de observación. (más…)

Techos bañados de luz

T

Conocer lugares nuevos se ha vuelto una afición. Más que afición ha pasado a ser una especie de adicción, adicción por encontrar lo sublime en lo ordinario. Cuando pensamos que hemos visto todo, encontramos un lugar espléndido en el sótano de la casa abandonada que hemos pasado miles de veces. Basta con detenerse un poco, arriesgarte a no juzgar y conocer por dentro lo que en realidad es.

Un haz de luz cálida que baña las botellas de vino en los anaqueles es suficiente para vestir de perfección el lugar. El lugar que ha escuchado secretos, confesiones, chistes, conversaciones, intimidades… una infinidad de historias. Elementos ordinarios como cucharas, crean la excelencia en algo que alguna vez fue un techo “normal”. Basta encontrar la ubicación y acomodo ideal de ciertos objetos para hacerlos destacar y brillar. Encontrar la perfección en lo ordinario se ha vuelto incondicional. Hay que observar las cosas más allá de verlas para darse cuenta que todos los techos bañados de luz saben contar historias.

Rafa G.A.

 

_MG_2251
_MG_2271 Red & Wood
_MG_2240
«Mapas de luz»
_MG_2210
«Cuchara, cuchara»
_MG_2232
«Rosa de los vientos»
_MG_2231
«Rosa de los vientos 2»
_MG_2221
«Luz para vestir»
_MG_2469
«El color y luz»
_MG_2335
«Agua y luz»
_MG_2331
«Buenas noches»

Categorías