Inteligencia Analítica

I

Debido a circunstancias ajenas a mi no pude publicar puntualmente, pero aquí está, para los que tienen insomnio o para leerlo antes de salir de casa temprano. Son dos pequeños escritos que me encontré en el cuaderno que uso para la escuela. Espero les agraden, cualquier crítica constructiva es bienvenida. 🙂

Buscando. Creando encuentros casuales. Buscándote.

Deseando. Queriendo conocerte. Deseándote desde antes.

Queriendo. Tal vez será posible. Querernos.

Dudando. Adivinándote. Descifrando. Soñándote.

Cuando sientas que la risa se te escapa por los ojos, piensa en mí.

Soy aquella que aparece cuando vas caminando y se te antoja un algodón de azúcar. Lo compras, lo comes, sonríes, quieres otro pero ser mayor te ha hecho aprender que uno más sería gula.

Y si. Ahí estoy cuando te enfermas y se te olvida que ya eres mayor y quieres abrazos y quieres que te consientan y te hablen bonito y le llamas a tu mamá y no quieres admitirlo, pero no hay mejor remedio contra la enfermedad que uno de sus besos.

De nuevo llego cuando te tomas una, dos, tres cervezas y se te olvida que a tu alrededor hay más gente y bailas y te ríes y lloras y saltas y te diviertes y no te das cuenta que ya pasaron los años.

Estoy orgullosa de ti. Te quiero. Recuerda eso. No me olvides. A veces solo tengo 9 años.

Sobre el autor

Kathya Rosas

"No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos vive tan irrealmente, porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. El camino de la mayoría es fácil, el nuestro, difícil. Caminemos.", H.H.

Comentar

Por Kathya Rosas

Categorías