Últimos textos

Verde Carmen

V

M. C. M. V.

A Carmen nunca le había gustado salir a jugar con los demás niños. Su mamá la obligaba a salir al jardín todas las tardes. Ella se quedaba sola en el extremo más alejado del jardín, mirando el cielo. No importaba si el día estaba nublado, lluvioso o soleado, ella se le quedaba viendo como si estuviera a la espera de un amigo de toda la vida.

Para los niños Carmen era un ser extraño, que no entendían y, por su puesto, no era digno de su tiempo ni de su compañía. Miraban de lejos a la niña parada en un extremo del jardín con la cara hacia el cielo, con una mezcla de envidia, recelo y compasión. Rechazaban a Carmen como algo ajeno a su mundo, como una bella estampa de su niñez para rememorar cuando fueran mucho más grandes, pero no como alguien con quien quisieran compartir. (más…)

Diálogo 1: Flores

D

Desde que vivo en Mérida, me he visto hipnotizada por la belleza que hay en los brotes de color, muchas veces inesperados. Saliendo de una banqueta, haciéndose camino a través de una reja o en las copas de los árboles, las flores no fallan en detener mi camino para mirarlas.

Humana al fin, las quiero mías y la única manera que encuentro en la que no tengo que matarlas es con una cámara; sin embargo nunca logro capturar la gracia con la que reciben el viento. La naturaleza del arte es intentar expresar en imagen, sonido o movimiento lo que la Naturaleza puso en materia y energía frente a nuestros ojos.

(más…)

En defensa de los amores incómodos

E

*Para los Aldos y las Fernandas.

Me causan sospecha quienes atacan al amor cuando se presenta en formas incómodas.

Y con formas incómodas quiero decir todas. Se moriría de vergüenza el corazón si al amar no incomodara al menos a una persona.

Se incomoda al soltero, al que añora los tiempos pasados de grandes amores.

Se incomoda a la suegra que no quiere ver a su hija salir a romperse el pecho en el desamor.

Se incomoda a quien mira al amor de su vida en los brazos de otro y más cuando sabe y le consta que, por los pequeños caprichos del universo, se le escapó. (más…)

Respuesta a «Sobre las Posdatas»

R

Autora invitada: Anhara Gámez Rueda

Querida llave:

Salí de tu blog para integrarme al siglo XXI, a mi pesar, y escribir esto en el lugar más público que pude imaginar.

Leí tu publicación seis veces para dejar de estar en desventaja con los demás lectores, pues ellos no fueron aludidos, ni sus pensamientos nocturnos mostrados en público. Apenas fui consciente de la imagen tan acertada que elegiste. (más…)

Sobre las posdatas

S

Querida llave, recibir tus gratas siempre es una experiencia increíble. Como nos dijo el otro Juan, leer una carta es como leer un libro escrito en su totalidad para uno. Y quizás por ello sea un tanto injusto el que conteste a tu misiva de forma tan pública; pero la vida no siempre nos trae justicia y, además, mereces el público escarnio por haber lanzado una franca ofensiva contra quien no puede defenderse. Así es que he decidido piratear el estilo de alguien más talentoso que yo, para escribirte este texto y hacer algo prácticamente imposible: defender de ti a las posdatas. (más…)

Nostalgia del presente

N

«¿Tiene corazón este camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte; el otro te debilita.»

Carlos Castaneda

 

¿Quién era cuando decidí este camino que inició hace ya 7 meses ?¿Quién seré cuando todo esto se haya esfumado? Nada importa, toda expectativa de lo que pretendía o pretendo ser se esfuma, la vida se despliega ante mi y yo quiero abrazarla, absorberla, guardar su huella en una foto, porque todo esto también dejará de ser.

(más…)

Hasta aquí

H

«Nacida en todos los sitios

en donde pongo los ojos»

— Vicente Huidobro

Aquí sentado

en el pasillo del pliegue

o bucle que trae,

uno a uno,

a tus simulacros;

 

aquí en las sombras

de la incertidumbre

de no ver más allá

de mi nariz;

 

aquí en donde las canciones

me traen tu aroma

(aun sin conocerte)

y puedo mirar a contraalmohada

e imaginarte.

(más…)

Saberte Todo

S

No hay mucho que hacer cuando llega la pregunta mayor, aquella que se queda detrás de la mente, ansiosa por ser respondida. Arrogante de gestos por saberse imposible; el aleteo de una mariposa parece minúsculo e insignificante y bien pudiese ser un recordatorio de lo efímero y maravilloso del instante. Las palabras no son suficientes para describir el soplo del viento, la luz detrás de las nubes, el polvo en los pies por las noches.

¡Cuánto sabor en las impertinencias, esos errores tan satisfactorios! Qué rico el canto de los pájaros a las 8 de la noche y qué rica la lluvia helada al caer la tarde. ¡Cuánto saber en la enredadera que se adapta rebelde a la pared! ¿Que si existe Dios? ¿Qué importa? Exista o no el sabor del café no cambia, la piel erizada por la nostalgia de una canción se mantiene, el mundo sigue vibrando dando la ilusión de girar.

(más…)

Categorías