Pasadas las cuatro.

P

Quise escribir algo nuevo y en mis tres distintos intentos, se trató de ti.
Sé describir de memoria cada uno de tus defectos.
He agotado los adjetivos tan solo hablando de tu espalda.

Quise intentar nuevos versos: un soneto, una rima, una canción.
Los leí una vez, otra vez y más veces. Ninguno me gustó.
Intenté comparar la ciudad con otra cosa que no fuera tu carácter,
pero ¿qué otra cosa es tan inquieta, tan feroz, tan gris?

Desordenaste mi vocabulario, dándole nuevo significado a mis palabras favoritas.
¿Cómo pretende la vida que siga escribiendo si quiero olvidar cómo escribirte?

Sobre el autor

Kathya Rosas

"No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos vive tan irrealmente, porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. El camino de la mayoría es fácil, el nuestro, difícil. Caminemos.", H.H.

Comentar

Por Kathya Rosas

Categorías