Tagmañana

Linyera

L

Me despertó Emilia. Algo me estaba intentando decir, pero no le hice caso. Eran como las 10 de la mañana, mi cara estaba grasosa y mi boca reseca. No me dolía tanto la cabeza. Todo en su sitio, muy bien. Un día más, pensé. Después de un rato logré levantarme. Desayunamos, platicamos, recordamos… luego cada quien se fue por su lado. Lo de cada sábado por la mañana.

Tomé las llaves del coche y manejé hacia mi casa. Tenía muy poca gasolina, pero la necesidad de bañarme y ponerme ropa limpia era prioridad. Despertar un sábado con la ropa del viernes es terrible (¿por qué lo sigo haciendo?). Al llegar noté que no tenía llaves para entrar. Mis padres no regresarían hasta la noche, como todos los sábados. No tenía gasolina ni dinero. ¿Qué hacer? ¿A dónde ir? Decidí caminar al Centro de Tlalpan: me compro un café, leo el periódico y pierdo el tiempo. ¡Lindo sábado!

(más…)

Categorías