Aquello es amor

A

Me encontré perdido en un bosque frondoso

huyendo de aquello sin ser vez primera.

Ocultándome solo, como un cualquiera,

temblaban mis pies con andar silencioso.

El camino era oscuro y mi alma viajera.

Siendo muy necio me ignoraba vacío,

mas me alcanzó una flor con su rocío

que me llenó de dicha y primavera.

“¿Por qué estás solo?, ¿qué haces perdido?”

Susurró la flor con delicadeza.

Moviendo su tallo con ligereza, me dijo:

“sígueme, mas no hagas ruido.”

Entonces la flor me distrajo de aquello:

me cautivó con sus pecas y con sus ojos.

Sin darme cuenta sus pétalos rojos

me atraparon en su bosque de un destello.

Y estando a oscuras, cuando calma sentía,

la flor me abandonó de forma artera:

me encontré solo, como un cualquiera;

y me atrapó aquello de lo que huía.

Sobre el autor

iker.bg

Biólogo. Me interesa la evolución, la conducta y la divulgación de la ciencia. Practico fotografía y escritura regularmente. A veces dibujo.

Comentar

Por iker.bg

Categorías